martes, 11 de diciembre de 2012

Un olvido


Tejí tu recuerdo con hilos de viajes en autobús, de paseos por la calle antigua, de canciones y palabras marchitas. Te busqué en una plaza con reloj, en hoteles sin desayuno, en lugares condenados al olvido. Y te olvidé, como se olvidan las mentiras, trasladando los recuerdos al cajón más feo, sin hoja de reclamaciones, sin disculpas, sin perdones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario