viernes, 31 de mayo de 2013

Vocero
















Dice mi libro
-impreso en papel-
que mi sombra 
es corta, como yo.
Por eso vengo a contar
mis necedades.
Por eso me escondo
en una casa sin ventanas.
Por eso me escudo 
en la mentira más falsa.

Vengo a hablar 
de mi libro,
para que me adoréis,
me veneréis
y me retuiteéis.
Si no lo hacéis vosotros,
lo haré yo,
desde mi torre
con cimientos de estiércol,
desde el rincón más oscuro,
desde el populismo terco. 

Leed, leed de estas
páginas vacías 
que alimentan vuestra
ignorancia insana.
Leed, leed un capítulo
al día para sentir que 
la vida no os gana.
Leed y recordad
que el imperativo
termina en d,
que los necios
también pueden perder.
Y aplaudid en la plaza
mi faena mundana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada