domingo, 25 de octubre de 2015

Desde la cama

Desde la cama
los domingos son más domingo,
con su nórdico abrazándote,
con las cortinas empujando la luz
para que no pase,
con su perro pegado a las piernas 
roncando y suspirando.

Desde este fuerte 
nada nos destruye porque es domingo,
porque el zumo sabrá mejor
y el café tendrá aroma de tiempo detenido.

Desde este escenario
nos daremos la vuelta,
varias veces si fuera necesario,
cerraremos los ojos y sonreiremos,
como cuando éramos niños,
porque sí, porque hoy
es domingo. 

sábado, 17 de octubre de 2015

Stones



Childhood is a stone:
it is good to crack nuts
during recess,
it is good to run and shout 
for joy.

Some stones say:
- my house was flooded
-my cousin almost fall to the water when she was being rescued.
Others look smashed by a uglier and heavier stone:
- my stomach hurts
- I don´t have a house any more.

Stones should never stop being stones,
stones should never stop cracking nuts,
running without self-control,
sweating happiness,
that is not good at all. 

Piedras


La niñez es una piedra:
vale para romper nueces 
en el patio del colegio,
vale para correr y gritar
la alegría del recreo.

Hay piedras que dicen:
- mi casa se llenó de agua
- mi prima casi se cae el bote cuando nos rescataban.
Otras parecen que una piedra más grande, fea y pesada
les ha golpeado: 
- me duele el estómago
- ya no tengo casa.

Las piedras no deberían
dejar de ser piedras,
las piedras no deberían 
dejar de partir nueces,
correr sin medida,
sudar alegría.
eso no vale. 


viernes, 9 de octubre de 2015

Desubicados

No miento si digo 
que me siento desubicada:
extranjera en mi país,
extranjera en tierra lejana.

Voy volando fronteras,
cruzo años,
dejo atrás gente, caras,
sombras de un pasado.

Encuentro otros rostros,
asimilo otras voces,
dejo mis dos besos
- como si no pasara nada -
disimulando que el segundo se cayó
en el mar de constancia.

Anoche, por el breve instante 
de cinco horas,
vi que no era la única,
que mi nacionalidad no me definía 
más allá de una bandera ignorada,
que mi historia se difuminaba 
en una tierra árida, 
que los países no nos diseñan,
que los desubicaos nos atraemos
como la tela de una araña,
disueltos unos en otros,
sin banderas ni patrias.

Los desubicados buscamos 
lugares cercanos, 
cantamos estrofas,
repetimos estribillos.

Los desubicados deseamos 
que no nos acepten en el grupo,
que nos echen de la secta,
somos incorrectos por naturaleza.

Los desubicados sabemos 
- a ciencia cierta - 
que también somos desubicadas,
brindamos, soñamos, reímos,
damos la cara.