viernes, 10 de marzo de 2017

Febrero


La luz de tarde 
el sol que ya tiempla 
las mejillas frías de febrero. 

Diría que soy feliz 
porque aún es de día 
y bailo mientras paseo 
con mi perro.
Los taxis amarillos parecen abandonados en el viejo aparcamiento.


Diría que él también es feliz 
porque huele los brotes nuevos 
y corre con su cola 
por bandera. 
No hay nada más triste que un perro con el rabo entre las piernas. 

Diría que esta camisa 
podria estar más abierta
y la brisa podría recorrer
mis pechos 
cada día más maduros.
Aun sufren el cansancio acumulado y duelen desde hace meses. 

Diría que lo peor ha pasado
y pronto recorremos las
calles de Nashville en busca 
de la sombra de Jonny Cash.
Seremos nómadas de bar en bar rescatados por el country.

Diría que ahora llegará la alergia 
que soportaré sin desprecio 
porque han vuelto los pájaros 
y pronto anidarán en nuestro árbol.

¿Recuerdas los cardenales rojos saltando del nido como pingüinos suicidas?


Diría que esta canción de Cindy Lauper 
y Willy Nelson 
me recuerda a nosotros cuando nos vemos 
después de un largo día de trabajo.
Cuando la luz de tarde se vaya
me encontrarás por aquí.





No hay comentarios:

Publicar un comentario