miércoles, 13 de marzo de 2013

Dolls














El día que me dejaste
abandoné la cordura,
como quien abandona 
un barco encallado,
quedando mi dedo
prisionero de tu traición,
atado a un corazón frágil.

Así fue como me perdiste,
a pesar de quedarte conmigo
los días y las noches,
bajo la lluvia y la nieve,
con un lazo rojo 
uniendo nuestros destinos,
perdonando tu error.

8 comentarios:

  1. "perdonando tu error"..."abandoné la cordura"..."así fue como me perdiste".
    Eres estupenda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te recomiendo esta película, Javier. Es un poema visual, ya verás:)

      Eliminar
  2. Lo que no cuentas es lo bonito que es vivir en la locura. Ademas si se puede perdonar el error y permanecer loco será maravilloso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así ocurre en la película en la que me he inspirado... Había muchas maneras de contarlo, yo estoy contigo, ella le perdona y siguen ambos locos... Te la recomiendo:)

      Eliminar
    2. Se llama Dolls, como el poema. Es de Takeshi Kitano.

      Eliminar
  3. Es increíble lo torturadas que pueden estar las almas japonesas...

    ResponderEliminar
  4. Hola Lola, te respondo por aquí porque es más probable que leas este comentario que la respuesta en mi blog:
    Estoy a tu disposición, cuando quieras contar conmigo házmelo saber y nos pondremos en contacto :)

    Y comentando tu poema, uno no está tan loco cuando sabe que va a abandonar la cordura, suena bastante cuerdo, ¿no? jaja Buen poema!

    ResponderEliminar