jueves, 25 de abril de 2013

El gato en la farola














Levanté la mirada 
-como quien levanta 
la mirada-
y vi un gato en la farola.
Vigilante y almirante
con la certeza de 
dominar la calle
-y por extensión, el mundo-
me habló de aquel día
en que su dueño 
le abandonó,
como quien tira una
bolsa de basura.
Aquel día, el humano
volvió a ser animal,
y el gato, en la farola,
se convirtió en el rey
de la tierra.

10 comentarios:

  1. El félido rey urbano, ganó al pérfido inhumano.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno. Me recuerda al final de la novela de Orwell "Rebelión en la Granja", cuando dice aquello de que los cerdos se habían vuelto tan humanos que ya no se sabía quién era persona y quién animal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Rebelión en la Granja" es un gran libro, y Orwell uno de mis escritores favoritos (1984 es mi libro favorito). Yo desde que convivo con animales cada día estoy más convencida de que el humano tiene mucho que aprender de ellos.

      Eliminar