martes, 4 de junio de 2013

Hípster del 2013











Las barbas del hípster
esconden un mundo 
vulgar y común.
El pobre hípster
se afana en la actualidad,
escarba en la arena
buscando la diferencia,
delicada y perecedera.
El hípster de 2013
no ha estado en la carretera,
no aúlla su pena clavada
en el fondo de la botella.  
El hípster de 2013 
llena sus bolsillos
de aire de la caverna,
asoma su cabeza
pensando que reina
en un mundo esculpido
con barro, en un mundo
que mañana no será
lo último, lo más.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada