domingo, 25 de octubre de 2015

Desde la cama

Desde la cama
los domingos son más domingo,
con su nórdico abrazándote,
con las cortinas empujando la luz
para que no pase,
con su perro pegado a las piernas 
roncando y suspirando.

Desde este fuerte 
nada nos destruye porque es domingo,
porque el zumo sabrá mejor
y el café tendrá aroma de tiempo detenido.

Desde este escenario
nos daremos la vuelta,
varias veces si fuera necesario,
cerraremos los ojos y sonreiremos,
como cuando éramos niños,
porque sí, porque hoy
es domingo. 

1 comentario: