sábado, 17 de diciembre de 2016

Albany

Suenan Belle & Sebastian mientras cruzamos Georgia. La carreteras secundarias son un escaparate de campos de algodón, pueblos con iglesia y cementerio, y árboles contentos de que haga sol. 

Es el comienzo de las vacaciones, esas que parecía que no llegaban y ayer por fin pegaron a la puerta con una botella de Boudreaux bajo el brazo. Es la vuelta temporal de los días cálidos y los paseos frente al mar. 


Poco importa lo dejado atrás ahora. Albany nos pone la alfombra roja y la vamos a devorar, como si fuera un plato de patatas bravas. 

¡Salud!

No hay comentarios:

Publicar un comentario