miércoles, 30 de enero de 2013

Patria prestada













Memoria sembrada de voces,
hierba brillante, verde hipnótico.

Cuando la lluvia cesó
el río se extendía bravo,
el sol llamaba a la puerta
de los días previos,
de las tardes largas,
terraza y cerveza espumada.

Así me recibes, alegre,
sin pensarlo, sin planearlo,
con la certeza de que me harás
feliz, dichosa, primaveral,
con la palabra correcta,
el momento fugaz,
la tierra mojada,
la patria prestada.

4 comentarios:

  1. Aunque soy mucho de "sin patria y sin bandera", he de reconocer el cálido abrazo de una patria (querida) "prestada" . En tu caso, tienes el privilegio de vivir y gozar de una tierra magnífica (a pesar del invierno). Tu sensibilidad lo reconoce y lo sabe expresar de forma bellísima en este poema, que me ha encantado.
    Me gusta el tono positivo del poema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy como tú, "sin patria ni bandera", pero creo que es necesario agradecer a esta tierra lo que me da:)

      Intento mejorar el tono, que tanto tono negativo no es bueno!;)

      Eliminar
  2. La vaca ye de onde pace, nun de onde nace

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar