viernes, 9 de noviembre de 2012

Digamos que me pongo y lo hago

El hormigueo de mi cabeza es como un pensamiento que no me deja pensar, como un runrún latente avisando de que hay algo por hacer, por decir, por contar, por crear. Y ahora me pongo y hago, digo y cuento, creo. O al menos lo intento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario