lunes, 26 de noviembre de 2012

Monólogo con la pared













Querida pared:
eres mi mejor amiga
-ellos no me entienden-

Mi cabeza empieza
a mandarme mensajes
equívocos, malintencionados
-aturdida-

Mis piernas pueden
moverse por esta
habitación cerrada, aséptica
-no me gusta su olor-

Mis brazos piden
libertad; casi no 
los siento
-ayúdame- 





No hay comentarios:

Publicar un comentario