sábado, 12 de octubre de 2013

Congelados

Congelados:
así de quedaron mis dedos
cuando quise escribir 
el poema 342,
la sola idea de acabar 
esta vuelta al mundo
paralizó mi cerebro.
Llegar lejos,
ser constante,
vivir en versos.

1 comentario:

  1. Descongélate,
    cambia de estación:
    nunca llegará
    (el invierno)
    a tu cabeza
    ni a tu corazón...

    ResponderEliminar