domingo, 6 de octubre de 2013

Dejad

Dejad que se duerma 
la noche.
Dejad que se muerda
los labios
resecos y doloridos.
Dejad que ella diga 
que sí y podremos 
descansar. 

1 comentario:

  1. Y que no nos desvele
    con sus viejos achaques,
    que respete el sueño,
    que se encarne
    a la mañana
    siguiente...

    ResponderEliminar