miércoles, 9 de octubre de 2013

El sofá

Llegó el sofá,
en dos cajas pesadas
como la vida.
Se armó de ganas 
y armó las piezas,
un puzzle fácil.
Cuando se sentó
sintió que ser expatriada
era como un sofá 
que nunca se llena,
que está frío,
que no tiene una mesita
para poner el café,
que no tiene tele,
que mira a la pared.

1 comentario:

  1. Y, sin embargo,
    es como la humilde
    esperanza:
    un puzzle sencillo
    (que no fácil),
    del que tienes todas
    las piezas:
    todas están,
    pero hay que ponerlas...

    PD.- Te quiero :*

    ResponderEliminar