miércoles, 12 de diciembre de 2012

Máquina del tiempo

Está usted frente a la máquina del tiempo, sí, no mire hacia otro lado, ni debajo de la mesa, está más cerca de lo que nunca hubiera podido imaginar. 

Si quiere le puedo llevar al pasado, no es difícil, aunque a veces doloroso. Allí habitan personas de dudosa calidad humana, de esas que venderían a su padre por un puñado de billetes sucios, de esas que son capaces de darle una patada a un perro, de las que duermen por la noche sin pensar en lo bueno que les deparó el día.

También puedo trasladarle al futuro, cercano o lejano, usted elige, pero elija bien, que nunca se sabe; porque el futuro es ese lugar incierto que todos buscamos, algunos tememos y otros ignoramos. Donde nadie sabe quién nos rendirá cuentas, o sí, porque las cuentas siempre se rinden, aunque unos más que otros. 

Está usted frente a la máquina del tiempo, se lo vuelvo a recordar, dígame a dónde quiere viajar que, si no está escrito, yo lo escribiré. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario