viernes, 8 de marzo de 2013

Vértigo













Algún día os contaré 
cómo es que un segundo 
se come una hora,
arrastrada por un impulso,
latigazo casi infinito
de este cuerpo bello por fuera
y caprichoso por dentro.

Algún día os contaré
cómo es que pierdo el equilibro
y no voy sobre tacones
ni alzas para llegar a este mundo tan alto,
agarrándome a viejos pilares
algo cansados de andar,
pero todavía dispuestos a correr.

5 comentarios:

  1. A veces ser la malla del otro es el destino de las parejas funambulistas... No está mal ser el que te recoge en un abrazo cuando trastabilleas, aunque siempre es mejor (y más bonito) ir de la mano... A ver si remontamos :***

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que más me gusta de la poesía es poder escribir de una cosa y que pueda significar muchas cosas más, siendo el lector el que saque el significado que le viene de dentro. Cuando escribir este poema estaba con algo de vértigo cervical, pero quería decir más cosas...

      Quiero que vayas siempre a mi lado, de la mano.

      Eliminar
    2. Quise decir "escribí", no "escribir".

      Eliminar
  2. Este mundo la ventaja que tienes es que ves mucho más allá y puedes contarlo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás por eso, por poder ver más allá, tengo tanto vértigo.

      Eliminar