miércoles, 6 de marzo de 2013

Flor del desierto














Cree la flor que puede hacer de su tallo
pies,
que el desierto no secará sus
hojas.

Cruza países, puentes y mares,
se desnuda y muestra su
vergüenza,
grita por dolor ante el recuerdo 
del pétalo amputado.

Cree la flor que puede olvidar el
desierto, 
pero el desierto está en sus 
entrañas,
agarrado,
incrustrado,
infectado.

4 comentarios:

  1. El desierto nunca te abandona, es a donde vamos a parar siempre...

    ResponderEliminar
  2. Tremenda la historia de esta mujer que, por mucho que viajara por el mundo, siempre llevaba los granos de arena pegados a sí...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me resultó una historia impresionante. Tenía que escribir algo.

      Eliminar