sábado, 2 de marzo de 2013

Reposar










A veces quiero dejar reposar las palabras,
-como dejo reposar el arroz durante cinco minutos-
pero no encuentro el paño para taparlas 
y escapan veloces buscando un oído amable.

No seáis crueles, tened cuidado con ellas,
pues se pueden asustar y huir sin mirar atrás,
y el arroz está esperando en la mesa.

3 comentarios:

  1. Hay que tenerlas siempre a punto, por si viene a comer a casa "gente de postín" ;-)

    ResponderEliminar
  2. Esas que revolotean y se posan sin hacer ruido, pero amadas al que las recibe.

    ResponderEliminar