martes, 12 de marzo de 2013

La espera













Cruza las piernas,
se sienta en silla de madera
a observar el horizonte,
movible y caprichoso.

Dice el horizonte:
-susurrando-
no tengas prisa,
llegaré.

Pero la paciencia es
finita, como los sueños
agarrados al pelo,
con miedo a resbalar
y caerse.


7 comentarios:

  1. No tengas prisas, llegará, como tu poema impecable llegó.
    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es difícil no tener prisa cuando las ganas persisten, pero se intenta:)

      Eliminar
  2. La paciencia es finita, pero reconstruible tras la exacerbación de todos los malignos dolores

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso creo yo, aunque el estado dede creer que se te acaba puede ser angustioso...

      Gracias por comentar:)

      Eliminar
  3. Tenemos la vista cansada de buscar los brotes de futuro, pero la era está pariendo un corazón, ya tú sabes... ;-)

    ResponderEliminar
  4. Hola,tus poesías me parecen muy interesantes.Me gusta en especial la manera de expresar tus sentimientos.
    Yo tambien tengo un blog de poesía.Te envio la dirección para que las leas y me comentes que te parecen:

    http://anna-historias.blogspot.com.es/

    Saludos

    Anna

    ResponderEliminar