lunes, 8 de abril de 2013

Dación en pago












Yo te DOY mis cuatro paredes
decoradas con fotos de un viaje
que no pudimos repetir.

Te DOY mis zapatos, mis cacerolas,
mis toallas sin bordar,
mis sábanas de Ikea.

Te DOY los juguetes de mis hijos,
algunos ya olvidados, 
déjame el peluche verde.

Te DOY la comida de mi nevera,
los yogures, las salchichas,
la leche desnatada y la entera.

Te DOY mi cepillo de dientes,
mi champú anti aspa,
mi crema antiarrugas.

Te DOY toda esta rabia,
no la quiero, no la quiero,
esta rabia es toda tuya.

Te PAGO y te DOY,
te pago y me voy,
con mi mano delante y mi mano detrás.

2 comentarios:

  1. Nos vendieron sueños que resultaron ser bloque de hormigón encadenado al tobillo...

    ResponderEliminar
  2. Lo damos todo en la vida, pero me niego a darles mi dignidad, eso ni hablar.

    ResponderEliminar