domingo, 28 de abril de 2013

Resaca













La resaca no se cura:
se transforma. 

Esta resaca 
se convierte  
L    E    N    T    A    M    E    N    T    E
en partida de cartas 
con el tiempo y sin faroles,
en pulso a mano atada
a la espalda y sin trampas.

Esta resaca 
crece, 
se reproduce 
y muerde en los ojos,
L    E    N    T    A    M    E    N    T    E
sin aviso previo
y con alevosía.

La resaca te susurra: 
ya te lo dije.

2 comentarios:

  1. Ya te lo dije...movimiento en retroceso de las olas después que han llegado a la orilla...
    Siempre estamos en la orilla...siempre.

    ResponderEliminar
  2. La resaca, esa señora que nos pone en nuestro sitio tras un ramalazo de locura y besar la puerta de nuestros límites

    ResponderEliminar