jueves, 18 de abril de 2013

Enredada












Enredarme a tus pies,
como quien abre un paquete de pipas 
una tarde de domingo.

Enredarme a tus piernas,
como quien sale a tomar el vermut
y vuelve a las ocho de la tarde.

Enrerdarme a tu cintura,
como quien se abraza a un árbol 
una tarde de primavera.

Enredarme a tu espalda,
para llegar a tu cabeza:
aquí me quedo. 

5 comentarios:

  1. Que maravillosa manera de decir enredame en ti...

    ResponderEliminar
  2. Enmadejados descubriendo rincones nuevos donde apoyar la cabeza, disfrutar del descanso, dibujar sonrisas con los pies descalzos... :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enmadejados, me gusta mucho más esa palabra:)

      Eliminar