viernes, 15 de febrero de 2013

De tanto caminar
















Al irregular camino 
mis pies se han acostumbrado
-da igual el calzado-
sorteando piedras
esquivando charcos
atravesando ríos
para llegar 
¿a dónde?
al punto sin retorno
a lugar desconocido
a destino deseado.


2 comentarios:

  1. Te imagino dando saltitos, ligera, como en juego de platadormas, con la vista al frente... Sorteando peligros, con tu maleta de libros, y matando enemigos a golpe de tacón :-)

    ResponderEliminar
  2. Deseando el destino, se puede encontrar el camino.
    Tu lo demuestras con tu poesía.

    ResponderEliminar