lunes, 11 de febrero de 2013

Si yo fuera presidenta















Si yo fuera presidenta
haría obligatoria 
la tarea diaria 
de comer una onza de
chocolate, negro,
una visita al mes a la
playa, o al río, 
una copa de 
vino tinto, o blanco,
y escuchar a David Bowie
una vez al año.

Sólo bajo esas premisas 
se podría votar,
de 10 a 12, 
antes del vermut.

Por la tarde:
siesta.

Vótenme, pero antes
piénsenlo bien o,
simplemente, 
piensen.

4 comentarios: