El viejo regalo













Quizás esperabas algo nuevo,
que siga hablando por ti,
gritando tus miedos.

A veces creo que eres demasiado
exigente, hago tus deberes 
y los entrego a tiempo.

Pero no tengo nada que darte,
tan sólo unos versos incompletos,
tachados, borrosos,
alumbrados por tu tiranía,  
a media luz.

Comentarios

  1. A caballo regalado no hay que mirar el diente

    ResponderEliminar
  2. Dar, entregar, recibir, alumbrar, borrar, sólo versos hermosos me llegan.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares